A la caza del disidente

Clubhouse, una aplicación para iPhone, ha sido la última víctima de la censura china. Hasta ahora en dicha aplicación se podía hablar libremente de política china, hasta que el pasado lunes las autoridades chinas la suspendieron