Europa tendrá su propia moneda virtual

ea un método de pago y no un vehículo de inversión, para evitar su uso para la realización de operaciones financieras fraudulentas, ya que otras monedas, como el Bitcoin, se utilizan para financiar operaciones de tráfico de drogas y de armas